Mes: enero 2015

Social Business y Marketing; diferencias y presente.

En esta ocasión mi objetivo es hablar a cerca de las diferencias entre negocios sociales y marketing social así como analizar cuál es su actual situación:

Empiezo con el primero;

Social Business

¿Qué es?: según Tristán Elósegui (@tristanelosegui) no se trata de otra cosa más que de la evolución natural de “lo social” dentro de la empresa o dicho de un modo más sencillo; la transformación de la las empresas para ser sociales. De este modo, la empresa cambia los modelos organizativos anteriores, modificando las estrictas normas de las tradicionales áreas de negocio así como los procesos de todos los departamentos y la comunicación entre empleados y hacia el exterior, haciendo esta última más colaborativa y abierta. En consecuencia, el cliente se convierte en el centro de toda estrategia.

A continuación os dejo un gráfico que Tristán expone en su blog y me parece muy útil para explicar de modo sencillo los cambios que implica para la empresa el social business:

platforms-process-and-people-Social-Business-David-Armano

Gráfico: David Armano

Ahora os lanzo una pregunta: ¿es lo mismo social business y social media? La respuesta es no. Debido a un sencillo motivo; el social media es parte de la comunicación de una empresa y por lo tanto, se centra sólo en las áreas de Marketing/Comunicación y tampoco contempla intégramente estos departamentos (aunque cada vez esté todo más digitalizado, sigue habiendo otros medios de comunicación y acciones de marketing off line). Una empresa social es mucho más que eso como bien nos lo explica el anterior gráfico.

Situación actual: según Jerry Kane, profesor asociado de sistemas de información en la Carroll School of Management de Boston Collegue, quien además lleva desde el año 2005 como docente en ese mismo centro en las áreas de Redes Sociales y Social Media, el “Social Business ha muerto” debido a que que se ha convertido más en un dominio de robots que de personas.  También afirma que lo mismo pasa con el Social Media y que lo que hasta hace poco se ha denominado como interacción social entre personas (conocidas o no) se está tranformando en algoritmos automatizados o “bots”que ya generan el 60 % del tráfico de Internet.

Como bien sabemos todos, Facebook ya no es una empresa social sino digital (con todo lo que este sutil cambio conceptual implica). Por otro lado, Twitter e IBM han acordado recientemente explorar la inteligencia de negocio que procede de los datos de los usuarios dejando a un lado los negocios con base social mediática. En la misma línea, Microsoft está reconstruyenda su estrategia anterior al Social Business al completo.

Todo esto ocurre en un contexto donde muchas empresas cercanas todavía ni siquiera han logrado descifrar y por lo tanto, tampoco beneficiarse de este tipo de negocios.

¿Pero, quiere decir esto que los negocios en internet o el social media han muerto?  Para nada.  Simplemente se trata de un cambio de percepción y definición de los mismos.

Yo, personalmente, sigo creyendo en las personas y las relaciones y seguiré trabajando por y para ello aunque teniendo muy en cuenta estas tendencias del mercado. Pues, tal vez, en un futuro haya que rectificar la trayectoria que hasta ahora se ha denominado como lo normal y lógico. Todo evoluciona y debemos de tener la capacidad de adaptarnos en consecuencia.

Lo que a mi entender está claro es que internet es imparable y cada vez lo tienen más difícil para competir las empresas que no tienen una identidad digital. Veremos a ver cómo se desarrolla todo esto; quizás, sólo se trate de añadir unos cuantos factores éticos a las prácticas actuales.

Social-Business

Imagen: socialmediasean.com

Pasemos a continuación a hablar sobre el Social Marketing. Disciplina que por cierto a mi me gusta mucho y comparto.

Se puede definir como ese tipo de marketing que en lugar de perseguir únicamente el beneficio empresarial a corto plazo lo que busca es un éxito permanente.

No se trata de algo que haya surgido en los últimos años o que se deba a la aparición de internet en nuestras vidas. Si lo analizamos históricamente, vemos que allá por los años 60 y 70 se han realizado prácticas comerciales poco éticas que han salido a la luz pública. Esto ha supuesto que muchas de las grandes empresas de aquella época se hayan quedado a merced de las opiniones de los consumidores y por lo tanto, para mejorar su imagen han ido implantando medidas de responsabilidad social y de este modo, se ha ido desarrollando el marketing social.

Esta variante de mercadotecnia se puede definir como aquella que además de centrarse en los procesos de maximización de venta de productos y servicios incorpora la responsabilidad social en los diferentes aspectos de la comercialización. O dicho de otro modo, a parte de las necesidades de la empresa, también persigue satisfacer las del consumidor y las de la sociedad en general.

Así pues, a la hora de diseñar una estrategia de este tipo tenemos dos objetivos fundamentales: beneficiar a los consumidores y generar bienestar social. Y algun@ se hará la siguiente pregunta; ¿Pero en realidad que beneficio obtiene mi empresa de todo esto (si es que lo hay)? Pues aunque parezca mentira, sí se generan beneficios para la empresa, sobre todo de Branding debido principalmente al prestigio que logra la marca tras la satisfacción de las necesidades del consumidor y la generacion de valor añadido a la comunidad (sociedad). Esto hace generar más confianza en la empresa a la hora de comprar y se traduce en la obtención de una mayor cuota de mercado (nuevos clientes) y fidelización de los clientes (mantenimiento de cartera). Hablando en términos puramente monetarios, supone un aumento de las ventas y disminución de las bajas y las relaciones que se crean entre cliente-empresa son más sólidas.

¿Pero cómo se puede generar ese valor añadido para la sociedad que produce beneficios en la misma a largo plazo? Pues de diferentes maneras. Pongo dos ejemplos sencillos:

-Empresas de productos alimenticios que tras la aplicación de una estrategia de marketing social aparte de los productos habituales produce alimentos saludables. Llegando en muchos casos a ser sustituidos por los convencionales. Además de un mejor producto para la salud, en muchas ocasiones generan información/contenido útil para el consumidor sobre datos nutricionales e incluso consejos para contrarrestar efectos negativos de ingredientes “nocivos”.

-Inversión de empresas en prácticas comerciales más respetuosas con el medio ambiente tales como la disminución de emisiones de CO2 a la atmósfera en los procesos de fabricación, uso de materiales reciclados, etc.

Profundizando un poco más, en el idioma anglosajón se le denomina como CSM “Consumer Social Marketing” y persigue los siguientes objetivos:

-Crear una imagen positiva de la firma.

-Garantizar una sensación de credibilidad sobre la marca.

-Generar mayor conciencia comunitaria hacia la empresa.

-Crear lealtad de los consumidores sobre la marca.

Para ir finalizando, os dejo esta foto del próximo Congreso Internacional de Marketing Social que se va a celebrar en Sidney el mes de abril:

sydney world social marketing conference 2015

Imagen: wsmconference.com

También el enlace de la página web del World Social Marketing Conference por si queréis asisitir o saber algo más a cerca del mismo: wsmconference.com

Sin ir más lejos y al hilo de la responsabiliad social empresarial, a nivel nacional tenemos una gran cita los próximos días 12 y 13 de febrero en Zaragoza:

presentacionCongreso20151

Imagen: congresorse.es

Si estáis interesados en acudir, aquí tenéis el enlace del mismo donde os podéis inscribir o simplemente informaros: www.congresorse.es

Tal vez tenga razón Charles Darwin cuando dice aquello de que “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”.

¿Tú, qué opinas? ¿Hacia dónde crees que vamos?

Fuentes: elmundo.es; tristanelosegui.com; ehowenespanol.com